domingo 17 de noviembre de 2019 - Edición Nº2730
Noticias de la Aldea » CENTRO » 1 nov

Córdoba

Combate Medieval: un deporte que va creciendo en el país

Hace 800 años que se practica en Europa. En Argentina se comenzó a popularizar hace unos seis años. En Córdoba ya hay mujeres que practican este deporte.


Por:
Redacción NdLA
 

El combate medieval es un deporte, relativamente nuevo en el país, comunmente asociado a lo masculino. No obstante, su crecimiento fue constante y ahora no solo los varones lo practican, sino que muchas mujeres se animan a enfundarse armaduras de más de 20 kilos y salir a combatir. Córdoba no es la excepción.

“Es muy desestresánte, aparte el ambiente del mundo medieval es muy agradable”, comienza a relatar María Eugenia “Maru” Moyano, campeona panamericana de Lucha Medieval, quién hace más de cuatro años practica esta actividad junto a sus compañeros del “Pecari Wildschweine Krieger”, uno de los tantos equipos argentinos que practican y compiten, tanto nacional como internacionalmente, en justas medievales.

En Argentina es un deporte que comenzó a popularizarse hace unos cinco años, pasando de los cuatro o tres equpos iniciales a más de veinticinco repartidos por todo el país. En la mayoría, se destaca la presencia de integrantes femeninas. Hasta el punto que existen ligas profesionales exclusivamente para ellas.

Maru comenta como esta actividad fue creciendo entre el público femenino en todo el mundo, aunque en Córdoba todavía está dando sus primeros pasos.

“En Buenos Aires crece bastante, acá en Córdoba y en otras provincias no se animan tanto”, comenta.

“Tal vez pensarán que es más masculino o llevar una armadura encima les parecerá que es horrible para moverse, la verdad no sé. Porque hay deportes full contac como kickboxing, boxeo etcétera, que lo practican muchas mujeres y también se ven como más masculinos”, concluye.

Una tradición europea

Albert Schwarz capitán y fundador de Pecari completa la data afirmando que tanto los hombres y las mujeres tienen que soportar armaduras que pueden superar los 30 kilos.

“Si uno pretende pelear y ser competitivo hace falta preparación física ya que uno lleva un equipo de 30 kilos en caso de varones y unos 20 kilos en el caso de las mujeres.  El ritmo de un deporte de contacto es muy intenso”, afirma.

 

La lucha o combate medieval es un deporte que cuenta con más de 800 años de existencia. Comenzó a popularizarse en Europa del Este y rápidamente se fue expandiendo a diferentes partes del mundo, incluido Argentina, donde continúa creciendo con el paso de los años.

“De tres equipos pasamos a ser unos 25 en todo el país.  El público también se apasiona con las peleas”, comenta Schwarz.

En ese sentido el capitán de Pecari, también comenta como las mujeres fueron ganando su lugar en las justas y duelos, dejando el deporte de considerarse algo exclusivamente masculino.

“El porcentaje de mujeres en los inicios era chico. Ahora  son muchísimas las chicas que pelean y muy bien. Tanto en disciplinas individuales como grupales. Nosotros estamos constantemente buscando nuevas luchadoras.”

En esa línea, desde Pecari resaltan que a lo largo de la historia, siempre hubo guerreras que combatieron a la par de los hombres.

“En la Edad Media también había guerreras. No es algo moderno, no olvidemos por ejemplo a Juana de Arco”.

Schwarz aclara como las luchadoras fueron ganando por derecho propio su lugar en las competencias oficiales.

“En los torneos son muy esperadas sus categorías”. Resaltando como la entrega que demuestran las competidoras supera todo tipo de expectativa. “Nuestras damiselas ponen en apuros a otros”, bromea.

Réplicas pero daño real

El fanatismo por lo medieval no solo se queda en el terreno de la lucha. Es todo un arte y ceremonia lo que acompaña a este deporte. Donde para participar de competencias oficiales se exige que la fidelidad histórica sea completa, no solo de fantasía.

 “La armadura debe ser exacta en periodo y zona histórica”, comenta Schwarz.

“Cada pieza tiene que haber existido y ser de los mismos materiales que eran.  Eso lo controla el comité de historicidad. No puede haber una armadura que tenga piezas de espada mezcladas con piezas del año 1350 con otras del 1450”.

“Son reales, réplicas de la época medieval, no tienen filo ni punta por seguridad. Aunque si hay un reglamento tanto para las armas ya sea definir peso, largo etc. como para la armadura que tiene que ser de una misma época, región, los escudos. Para mayor protección se usa un gambesón de tela fuerte con relleno q va debajo de la armadura para amortiguar y expandir los golpes”, completa Maru.

Las competencias pueden ser de 1 versus 1, aunque existen las grupales que pueden desarrollarse desde 3 versus 3 o las súper masivas que pueden llegar hasta los monstruosos 150 versus 150. Aunque por ahora ese tipo de duelos se desarrollan mayoritariamente en Europa, especialmente en Rusia, donde más creció en el mundo esta competencia.

Para las interesadas en adentrarse en este deporte de contacto, pueden comunicarse con el equipo por medio de su página de Facebook: Pecari Wildschweine Krieger

Entrenan dos veces por semana en capital y los fines de semana en Liza Mayor, de la localidad de Agua de Oro.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS

GALERÍA DE IMAGENES