domingo 10 de diciembre de 2017 - Edición Nº2024
Noticias de la Aldea » CULTURA Y ESPECTÁCULOS » 11 oct

En La Plata

Entre halagos a Messi, U2 demostró su vigencia en una noche para el recuerdo

La banda irlandesa retrasó el show para que el público pudiera ver el partido. Sobre el escenario, Bono se rindió ante la magia de astro argentino. El Estadio Único lució lleno.


Por:
Redacción NdT

¿Cuánto vive una canción? Lo que la melodía resista en su encanto, lo que la poesía se sostenga en el tiempo a partir de la vigencia de sus ideas. U2 demostró que con 30 años las canciones de su disco más emblemático, The Joshua Tree, de 1987, sigue tan vigente como el primer día. "Esta canción no cambió en nada en 30 años, pero hoy significa más", rezó el cantante antes de In God's Country, y por ahí va la idea.

La banda de Dublin brindó anoche un poderoso y emotivo show para las 42 mil personas que llenaron el Estadio Unico de La Plata y vibraron de principio a fin: tanto con los goles de Messi, como con el inoxidable encanto del cuarteto formado por Adam Clayton, Larry Mullen Jr., The Edge y el legendario Bono.

Porque estamos en la Argentina y antes del show nada importaba más que llegar al Mundial de Rusia 2018. Ni una nueva presentación del ex Oasis Noel Gallagher junto a su banda solista The Flying Birds con canciones calentitas recién salidas del horno; ni la cuarta visita de U2 -estuvieron en 1998 y en 2006 en River, y en 2011 en este mismo estadio- con su propuesta revisionista. Y si bien algún anti fútbol habrá pataleado por la demora en el inicio del show, la mayoría de los convidados a esta fiesta celebraron la postergación para ver por pantalla gigante la definición de la Selección de Sampaoli ante Ecuador.

Entre halagos a Messi, U2 demostró su vigencia en una noche para el recuerdo

U2 en el Estadio Único. /Martín Bonetto

En la previa todo era ansiedad y abundaban las camisetas de Argentina. Así fue que Noel Gallagher salió a escena para brindar un colorido show de diez canciones donde dividió las aguas entre los clásicos de la banda que compartió con su hermano Liam durante 18 años y las de su etapa solista. Por el lado de Oasis sonaron Champagne Supernova, Half the World Away, Little by Little, Wonderwall y Don't Look Back in Anger; mientras que de “Los Pajaritos Voladores” eligió Everybody's on the RunLock All the DoorsIn the Heat of the MomentRiverman y AKA... What a Life!

A las 20.30 se encendieron las luces del estadio y apareció en la pantalla el arquero Sergio Romero. Un evento inédito en la historia del rock. Sólo se vivió algo parecido cuando los hinchas de Racing llenaron el Cilindro para ver a su equipo campeón por pantalla gigante mientras Mostaza Merlo festejaba en la cancha de Vélez. El comienzo fue duro, pero con los goles del Mesías rosarino y el equipo en Rusia todo era felicidad. Gol de Bono y gol de Grinbank.

Entre halagos a Messi, U2 demostró su vigencia en una noche para el recuerdo

U2 en el Estadio Único. /Martín Bonetto

No hubo ni tiempo para ver los festejos de los jugadores, apenas terminó el partido el estadio se pintó de rojo y empezó a sonar la marcha del redoblante de Sunday Bloody Sunday. En el principio sólo hubo una banda de rock plantada en el centro del campo:;ni pantalla, ni humo, ni efectos especiales. Un primer acto demoledor que continuó con New Year's DayBad y Pride (In the Name of Love).

"Thank you Lionel Messi, God Exists", dijo Bono antes de comenzar con el momento de The Joshua Tree. La gigantesca pantalla de led de 60 metros de largo por 12 de alto se iluminó con la imagen del árbol y durante las canciones de este bloque circularon por el led imágenes de ruta, montaña, cowboys de ayer y hoy y postales del desierto del oeste norteamericano. The Joshua Tree fue el quinto disco de U2 y el segundo con la producción de Brian Eno -el primero fue The Unforgettable Fire, de 1984-, cuyo talento también supo transformar el sonido de artistas cl momo David Bowie, Talking Heads, David Byrne y Depeche Mode. Sonó de punta a punta: desde Where the Streets Have No Name hasta Mothers of the Disappeared, pasando por clásicos como I Still Haven't Found What I'm Looking For y With or Without You, con citas musicales a Tom Petty, David Bowie y John Lennon, entre otros.

Entre halagos a Messi, U2 demostró su vigencia en una noche para el recuerdo

U2 en el Estadio Unico. /Martín Bonetto

En el escenario The Edge se multiplica. Su guitarra puede ser tan aguerrida en sus riffs como filosa en sus punteos, así como también lucirse en el teclado de Running to Stand Still. Bono no corre como Jagger, pero pisa firme y mantiene la sensualidad de sus movimientos y gestos intacta. Iba y venía por el escenario, hacía de camarógrafo (en Bullet the Blue Sky), tocaba la armónica o bajaba sus proclamas contra el hambre, contra Trump y en pos de los derechos humanos. Mientras cantaba "El pueblo vencerá" en el final de Exit, los fanáticos abarrotados en la primera fila del campo le mostraban los pañuelos blancos de las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo.

Con el show llegando al final se produce el cambio de época, y de los tecno-rockeros ochentas pasamos a los electro-poperos 90/2000. El campo se convierte en pista de baile y suenan Beautiful DayElevation y Vertigo. El show iba llegando a su fin y el cantante dedicó la recta final al creciente movimiento feminista. "A todas las mujeres de nuestras vidas", dijo Bono mientras sonaba Ultraviolet (Light My Way) e invitaba a las mujeres a reescribir la historia. "Es tiempo de cambiar history por Herstory", rezaba.

Entre halagos a Messi, U2 demostró su vigencia en una noche para el recuerdo

U2 en el Estadio Unico. /Martín Bonetto

En la pantalla circulaban imágenes de las grandes mujeres de la historia según la visión de la banda: Patti Smith, Malala Yousafzai (la bloguera y activista pakistaní), Michelle Obama, Madonna, Ellen DeGeneres, Oprah Winfrey, Aretha Franklin, Mercedes Sosa, Susana Trimarco, Madres de Plaza de Mayo, Celia Cruz, Gloria Estefan, Frida Kahlo, Angela Merkel, Michelle Bachelet. "Mujeres del mundo, únanse", invitaba el led.

El cierre fue con One. "La historia se cambia con los movimientos de masas, eso es lo que buscamos con nuestra música. Ustedes son una gran, gran nación, Argentina", fueron las palabras de Bono para un público emocionado, hasta las lágrimas en algunos rostros. Antes de retirarse, se despidió con su último brindis: "Por Lionel Messi".

 

 

 

Fuente:Clarin

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS

GALERÍA DE IMAGENES