martes 17 de octubre de 2017 - Edición Nº1969
Noticias de la Aldea » FARÁNDULA » 9 oct

Famosos

Gimena Accardi y una historia de vida de milagros, dolor y pasión

Actúa desde los 14 años. Filmó hasta en Israel, pero dice no tener ambiciones artísticas. A los 32, la esposa de Nico Vázquez prefiere la sencillez.


Por:
Redacción NdLA

Sus primeros recuerdos están relacionados con la miel. Un flashback la devuelve a los veranos en la ciudad bonaerense de Pigüé, a las colmenas y la apicultura artesanal. Doña Esperanza -su bisabuela- había traído el oficio desde España y lo transmitió a la siguiente generación, la abuela María Esther. María Gimena de los Milagros Accardi quedaba fascinada con la organización laboral de las abejas, pero sabía que su destino no se repetiría en un panal, sino en un canal (de televisión).

De sus 32 años, pasó 15 en un estudio de TV. A los 10 ya se lucía en las clases de Stella Maris Closas. Hija única "hiperdeseada", su presencia en la casa de Caballito se hacía sentir. Tanto que cuando su padre se juntaba a estudiar Abogacía, los compañeros de estudio preguntaban cuántos niños jugaban en la habitación vecina. "Una solita, pero vale por mil", respondía Don Hugo.

Gimena Accardi y una historia de vida de milagros, dolor y pasión

Accardi empezó en "Los buscas" y nunca dejó de trabajar.

Gimena "con G" (vale aclararlo porque muchos lo escriben con "J"), porta sangre del norte español y del sur italiano. Por esas latitudes aún tiene fans, que quedaron de la primera temporada de "Casi Ángeles". Esposa de Nicolás Vázquez desde diciembre del año pasado, multiplica su popularidad en varios frentes: se presta a una campaña de lencería o a ser chica de videoclip junto al cantante Axel. O puede deslumbrar con un vestido jugadísimo en la boda de Lionel Messi, hablar de sexo en teatro junto a su marido ("El Otro lado de la cama") y vender un yogurt bajas calorías. Su instagram sumado a su Twitter ostenta más "habitantes" que la ciudad de Buenos Aires.

A los 14 fue descubierta por Quique Estevanez para "Los buscas de siempre". A los 22 viajó a Israel para filmar "Cartas para Jenny", de Diego Musiak. La historia ahondaba en una madre que antes de morir había escrito cuatro cartas para cada una de las etapas clave que su hija pasaría sin ella. Gimena sabía bien de qué se trataba la ausencia. Cuatro años antes había perdido a su madre, una psicóloga de 46 años que atravesó un cáncer de pulmón. Alguna vez Accardi escribió una carta pública dirigida a su mamá, que se viralizó: "Estricta pero amorosa. Dejaste huellas en todos los que te conocieron. Buena consejera y escuchando siempre a los demás. Trabajadora incansable. La mejor puteadora que conocí. Te extraño horrores, pero me levanto y sigo".

"Seguro que ese golpe tuvo mucho que ver en mi crecimiento. Lo mismo que trabajar de tan chica. A los 14 yo ya trabajaba con adultos y componía a una drogadicta. No me crié en una burbuja ni en caja de cristal. Fui transitando el duelo como podía. Pero no convivo con el miedo. Vivo", avisa y evita toda referencia a la muerte de su cuñado, el actor Santiago Vázquez, que sufría una miocardiopatía hipertrófica y se descompensó durante unas vacaciones en Punta Cana. "Envejecemos. Hagámoslo. Estamos para vivir y envejecer. No me gusta que tapemos el tiempo. Me gusta verme madurar. No sé si alguna vez el tiempo me joda, pero bienvenida sean las arrugas".

Gimena Accardi y una historia de vida de milagros, dolor y pasión

El día de su casamiento con Nico Vázquez, en diciembre de 2016. (Fabián Gastiarena).

Sus estudios en el colegio Nuestra Señora de Lourdes estuvieron marcados a fuego por "el karma de matemáticas". Cada año terminaba rindiendo en diciembre esa materia. Los números no estaban de su lado. Lo suyo era la oratoria, la efusividad y el liderazgo. "Siempre tuve mucha personalidad, yo era, entre comillas, la barrabrava del colegio. Mucha voz y voto en los lugares donde estaba. Era muy social. Demasiado. Tocaba el timbre a mis vecinos para que me vieran bailar. O en la plaza les actuaba a las madres para que no se aburrieran", se ríe.

Fanática de la actriz estadounidense Elisabeth Moss (recientemente ganadora de un Emmy), ex alumna de Patricia Palmer y Raúl Serrano, después de más de 20 programas de TV, el papel más jugado le llegó hace cuatro años, en "Sos mi hombre" (El Trece). Teñida de rubio, encarnó a una mujer bipolar y mitómana que se descubría gay. "Soy cero ambiciosa. No proyecto demasiado. Tengo un sueño y es simplemente el de trabajar y vivir siempre de esto".

Delgadísima "pero fanática de la comida", prefiere evitar las entrevistas, practica yoga y confiesa que su talón de Aquiles es su frágil memoria. O su memoria extremadamente selectiva: "No pierdo el tiempo en fijar lo que no me interesa", se ríe. Algunas de sus máximas: "No ser culposa y ser desapegada de lo material". Para ella no hay negociación: "Si compro un jean, cuando vuelvo a casa me deshago de un usado. Algo entra, algo sale. Hay que dejar ir".

Protagoniza “El otro lado de la cama”, en el Metropolitan, junto a Nicolás Vázquez, Sofía Pachano y Benjamín Rojas. Desde su debut en enero, la obra fue vista por más de 275.000 personas.

 

 

 

Fuente:Clarin

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS

GALERÍA DE IMAGENES