viernes 20 de octubre de 2017 - Edición Nº1972
Noticias de la Aldea » DEPORTES » 26 sep

Después de la separación

Fabián Cubero: "Si tengo que lavar, lavo; si tengo que cocinar, cocino"

El capitán de Vélez habla de la exposición mediática que afecta su vida tras la separación de Nicole Neumann.


Por:
Redacción NdLA

Lejos, muy lejos de la cancha, Fabián Cubero estuvo en pantallas, redes sociales, revistas, páginas de diarios. Cuando hace casi una década sorprendió con el romance que luego fue casamiento con Nicole Neumann y ahora, cuando se separaron. Poroto, el capitán de Vélez, otra vez atrajo los flashes y las cámaras. Y de eso habla, sin nada que guardarse.

Como futbolista siempre tuviste un buen manejo con los medios. ¿Cómo resolvés ahora en que situación personal es el tema?

-Siempre fui muy cauto a la hora de declarar, no me gustan los conflictos, trato de pensar bien y analizar cada situación que atravieso y recién despues hablar con los medios .

-¿Como creés que trató el periodismo tu separación de Nicole?

-Como todo, hay gente que opina de manera errónea. No porque me quieran hacer mal sino porque tienen mala información. A veces se basan en cosas que escuchan o que les dicen y resulta que no es cierto. Por eso hablo, para que sepan la verdad desde el protagonista, al menos mi verdad. Estoy conforme porque me dieron la posibilidad de hablar y aclarar lo que no estaba claro.

-Y si alguien dice algo erróneo, ¿lo llamás, lo vas a buscar?

-No, espero que vengan solos, es automático. Ellos se dan cuenta si dijeron algo que no correspondía y vienen a consultar.

-Ya te pusieron tres o cuatro novias.

-Más... bastante más.

-Ah, te agrandaste...

-Jaja... no... ¿ves? Ahí aparece el informante o el “me dijeron”... por eso está bueno aclarar cuando me relacionan con alguna chica que no fueron tantas.

-Es decir que no estás negando que estuviste con alguna.

-Seguramente...

-¿La separación qué cambió en tu vida, en tu trabajo, en lo cotidiano?

-Lo primero, que la relación con las nenas fue siempre igual, excelente. De casado y de separado o divorciado. Trato de ser un padre presente, las acompaño, trato de estar en cada actividad. Las cosas de la casa las hago yo, no tengo empleados. Estoy separado pero si tengo que lavar, lavo; si tengo que cocinar, cocino y la ropa la llevo al lavadero. Sé manejarme porque tengo experiencia de haber vivido solo muchos años y ahora todo es me sirve.

-¿Cuesta crear un espacio nuevo? La mamá no esta, cambia la familia...

-Lo manejamos bien. Paso mucho tiempo con las nenas porque mi ex mujer trabaja. Por suerte tiene mucho trabajo, entonces activo mucho. El fútbol me lo permite por los horarios.

Termino de entrenar a las 12 o un poco más y si no tengo otras obligaciones, activo con ellas, las voy a buscar al colegio, las llevo a hacer sus actividades y lo disfruto mucho porque los días que les toca estar con su mamá las veo menos. No hay días fijos, somos flexibles y tratamos de acomodarnos para que los dos tengamos el tiempo que creemos suficiente .

-¿Te acostumbraste a estar solo?

-Sí, pero no estoy mucho tiempo solo.

-Pero hay momentos en que te mirás al espejo y sabés que estás solo.

-Y... a veces... cuando las nenas están con ella, llega la tardecita y estoy solo, entonces salgo a buscar ayuda moral con mis amigos. Voy a tomar mate con uno, o armo una cena o los voy a visitar al laburo. Es raro que me quede solo en mi casa mirando el techo.

-¿Sentís culpa?

-En mi caso no porque fue una separación de común acuerdo. Bancamos la parada durante mucho tiempo tratando de recomponer la relación, pero lamentablemente llegó un momento en que hubo que dar un paso al costado. Creo que ninguno tiene nada que reprochar. Bah... yo, de mi lado, no tengo ningún reproche porque en la relación lo di todo, traté de salvarla también dando todo porque uno piensa en la familia, en los hijos... Pero sí, cuesta dar ese paso al costado. A veces no hay más remedio y decís “hasta acá llegué” y entonces tuvimos que tomar la decisión de separarnos.

-El ambiente del fútbol es prejuicioso y machista...

-Totalmente.

-¿Cómo te trató ese ambiente?

-Con naturalidad porque hubo muchos que pasaron por esto. Yo soy una persona muy querida dentro del club y siempre me sentí apoyado. Y con los adversarios también.

-¿En los partidos nadie se hizo el vivo y te dijo algo fuera de lugar?

-No, nunca.

-¿Y la gente?

-¡La gente sí!, jaja... pero lo tomo más por el lado del humor o del folclore del fútbol que de la agresividad. Lo que pasa es que hay que ser inteligente para absorber eso cuando ocurre, estoy mentalizado para recibir esas chicaneadas...no sé como llamarlas... como estoy preparado, no les doy importancia.

-¿Extrañas los brazaletes de capitán que te hacía Nicole?

- ¡No!... los sigo usando... tengo un montón guardados... son lindos.

-¿Tenés rencores?

-No soy una persona rencorosa. Acepto las situaciones como se van dando. El destino de un matrimonio no depende de uno solo, entonces hay que entender al otro y sus decisiones.

-Terminaste una etapa en tu vida , ¿se acerca el final del jugador?

-Y... en algún momento se va a terminar.

Fabián Cubero: "Si tengo que lavar, lavo; si tengo que cocinar, cocino"

Cubero en la charla con Clarín en la Villa Olímpica de Vélez. Néstor García.

-¿Hasta cuando tenés contrato?

-Junio del año que viene, con cláusula de rescisión en diciembre. Por ahora vengo bien, física y mentalmente y si veo que sigo siendo útil adentro y afuera, hasta junio seguiría.

.¿Y después?

-Tengo muchas cosas en la cabeza pero nada definido. Tengo el curso de técnico casi terminado pero no sé... todavía tengo la cabeza puesta en el día a día como jugador, preparando cada semana el partido siguiente. Estoy ocupado con las nenas y algunos proyectos importantes fuera del fútbol pero ligados al deporte... y siempre me ofrecen hacer algo en el periodismo porque me ven divertido, que hablo bien... no tengo nada definido.

-Sos el más grande del plantel de Vélez, no tuviste un referente con quien conversar. ¿Quién te contuvo, con quién hablaste?

-Con Miguel Russo. Hubo una época en la que hablaba mucho con él y quedó buena relación. Fue el único del ambiente con el que hablé. También con mis amigos de siempre y con otras personas mas grandes, que han pasado por esto... Sé dónde ir en los momentos en los que necesito, sé quién me va a atender el teléfono. No soy una persona de hacer terapia, nunca hice... pero me gusta escuchar a la gente que creo que tiene experiencia y me puede ayudar. Yo hago terapia con ellos.

-Lo pregunto al revés, ¿hablarías con alguno de los chicos del plantel si pasa por tu misma situación?

-Soy mucho de hacer eso, a mí me gusta... darle la oreja, ponerle el hombro. No solo con los chicos del club, con los amigos. Tengo algunos que pasaron por esto o por otras situaciones peores y me tocó estar presente y acompañarlo. A veces hay gente que necesita ayuda y no sabe pedirla, entonces tenés que ser inteligente para darte cuenta y ayudarlo sin invadirlo. A veces, solo necesita que alguien lo escuche.

-¿Pasó el dolor?

-Sí, ahora estoy en la etapa de la preocupación porque en esta parada obviamente hay que contener muchos a los hijos. Hay situaciones en las que veo que les cuesta... están sensibles... las veo tristes por momentos y por momentos no... entonces es una etapa donde necesito transmitir mucha contención y estar alerta para ver sus momentos de debilidad y hacer que esto se les haga lo mas llevadero posible. Las cuidamos mucho, apago la tele, guardamos las revistas, tratamos de que no nos agarren los celulares porque por ahí hay preguntas de periodistas, las redes sociales... un montón de cosas. La más grande y la del medio ya saben leer, imaginate todo eso...

-¿Molesta pensar que la que fue tu mujer está con otro hombre, que puede armar otra familia, tener otros hijos?

-Cuesta al inicio, después uno se acostumbra. El inicio de verla con otro o las primeras fotos cuesta un poco. En nuestro caso, al ser tan públicos, era inevitable verlo. No es que uno se enoje o te duela... pero es una sensación rara después de estar tantos años con alguien verla con otra persona. Pero llega un momento en que decís “bueno, ya está”.

-¿Eso pasó con las fotos de Nicole en España?

-No, no, antes... ya con los rumores uno empieza a digerir que esto en algún momento iba a pasar, uno tiene que estar preparado para eso.

-En una situación como la que vivís, ¿se puede pensar en el fútbol?

-Y... hay momentos en que es difícil. Pero hay que sacar todo eso cuando el árbitro pita y vienen 90 o 95 minutos. Es un stress importante... pero se asume. Después, cuando termina el partido, uno vuelve a su vida.

 

 

 

 

Fuente:Clarin

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS

GALERÍA DE IMAGENES