viernes 26 de mayo de 2017 - Edición Nº1825
Noticias de la Aldea » INFORMACIÓN GENERAL » 21 abr

Economia

Nueva ley de apoyo a emprendedores

Se promulgó la ley de apoyo al emprendedor argentino. Emprender es de por sí una tarea que involucra riesgos y en Argentina bueno… Cuáles son las principales ventajas y críticas.


Por:
Redacción NdLA

La nueva ley de emprendedores – qué dice

Básicamente y para sintetizar la nueva ley que podés leer completa abajo:

-Sociedad simplificada

Se crea la figura jurídica de Sociedades por Acciones Simplificadas (SAS), armar la empresa en 24 horas por Internet, cuenta bancaria en el acto y CUIT. Puede tener un único socio, con un capital mínimo de dos salarios mínimos. Se podrán digitalizar firma, libros y poderes.
Actualmente ese trámite puede demorar meses y hasta un año.

 

-Financiamiento con capital semilla y fondo común

El Estado habilitará préstamos a tasa 0% para los emprendedores que estén iniciando proyectos productivos. Aparte hay otros créditos para Pymes y minipimers. Además, se crea un Registro de Instituciones de Capital Emprendedor y un Fondo Fiduciario  (FONDCE) para que, por primera vez, el Estado pueda invertir de forma conjunta con el sector privado. Son 10 fondos con un aporte público del 40%.

Se estableció una nueva regulación para las plataformas crowdfunding que destinen fondos a emprendedores. ¿Qué es el crowdfunding? Es una red de financiación colectiva a través de internet para invertir en un proyecto, y será supervisado por la Comisión Nacional de Valores. Los emprendedores podrán registrar sus acciones de forma online al público inversor.

Esto, creo, es lo más positivo de la nueva ley. Que el ahorro argentino (que es grande y salvo bonos públicos o la timba de acciones) no tiene demasiados silos donde guardarse (plazo fijo con tasa negativa…) pueda ir hacia inversiones productivas.

 

-Beneficios impositivos

Los inversores que elijan apoyar ideas argentinas podrán descontar del Impuesto a las Ganancias entre un 75 y 85% del monto que aporten –según la zona del país– con un tope de 10% de sus ganancias anuales.

 

-Apoyo con aceleradoras

El Estado seleccionará 13 aceleradoras para impulsar a los emprendedores: 10 se dedicarán a emprendimientos tecnológicos y sociales, y el resto a aquellos que posean base científica.

 

-Para Pymes en general

Se anunciaron algunas ventajas:

-Eliminación del Impuesto a la Ganancia Mínima Presunta

-Compensación del Impuesto a Créditos y Débitos bancarios como pago a cuenta

-Diferimiento del pago del IVA a 90 días para micro y pequeñas empresas.

Además se elevaron los umbrales de retención de IVA, en 135%, y de percepción de Ganancias, en 400%. Para las micro empresas se otorgan certificados de no retención de IVA automáticos a partir de dos meses con saldo a favor de libre disponibilidad.

Un balance de la nueva ley

¿Quiénes se benefician con la nueva ley? ¿Quiénes serán los emprendedores? ¿El Estado debe fomentar el sector o debe limtarse a crear las condiciones? ¿Qué pasa con la ya vigente ley de software? ¿No alcanza?

Aunque la ley tenga nobles intenciones, la Argentina no deja de tener rigideces que esta ley planea esquivar sin ver los problemas de fondo. Por ejemplo, toda sociedad debería poder armarse rápido, una rebaja general de impuestos y mercados más transparentes y menos oligopólicos. Además de un sistema judicial eficiente y más rápido, que así reduzca el riesgo.

El otro día leía el caso de la empresa de yogur Chobani, que acaba de invertir US$ 450 millones de dólares en EE.UU. La empresa fue fundada por un migrante turco que llegó sin saber inglés hace un poco más de 10 años. ¿Podría pasar algo así en Argentina?

Desde la oposición, atacan a la ley desde otro flanco:

Esta es una propuesta que busca allanar al máximo la constitución de empresas y disminuir los controles y la carga tributaria sobre éstas. Lleva inexorablemente a correr muchos riesgos, entre los cuales se destaca la posibilidad de que las SAS lleguen a ser utilizadas como “fachada” para la ejecución de actividades ilícitas y para la elusión de los aportes de la seguridad social de los trabajadores.

Pero esto está cubierto si se aplican las normas anti fraude. De hecho, hace unos días la CNV implementó la obligación de informar el beneficiario final, norma que podría extenderse.

“Beneficiario Final” se refiere a la(s) persona(s) natural(es) que finalmente posea o controle un cliente y/o la persona natural en cuyo nombre se realiza una transacción. Incluye también a las personas que ejercen el control efectivo final sobre una persona jurídica u otra estructura jurídica. (resolución General CNV 687/2017).

Y las normas laborales siguen vigentes, es un mito que necesariamente implique una flexibilización encubierta o al menos distinta a la que hay, con una tasa histórica altísima de empleo en negro.

Faltan ventajas impositivas para los emprendimientos, salvo la nueva medida general que permite a las Pymes y minipimers deducir del impuesto a las ganancias el 10% del capital que reinviertan. Y debió tener facilidades para la contratación laboral (por ejemplo, con un régimen especial de aportes patronales reducidos).

Como casi todo, depende de la razonabilidad. Transcribo sobre el tema una carta de un comerciante que abrió un local.

“Tengo 32 años y un local de argentinidad en Palermo Viejo: Facón. Afuera flamea la bandera celeste y blanca, y adentro vendo ponchos, sillas, trabajos en cuero y otras artesanías. Los visitantes prueban vinos de las bodegas jóvenes con quesos del país, aunque no tengo cocina ni siquiera vendo un choripán. Viajo con mi camioneta a lo más profundo de la Cordillera y visito a los wichis en Formosa para comprar sus artesanías. Tengo un solo empleado, el resto lo hago yo solo. Me costó mucho habilitar el negocio por “vender alimentos”: mil regulaciones de la CABA. Pago impuestos y tasas municipales: ingresos brutos, impuesto al cheque e IVA. Aporto al Sindicato de Comercio (SEC), a la Federación de Empleados de Comercio (Faecys), al Instituto de Capacitación para el Comercio (Inacap), al seguro de retiro obligatorio La Estrella y cumplo con la desinfección obligatoria, sólo con las carísimas empresas habilitadas. Tengo reclamos pendientes de Sadaic y de AADI Capif por la música que pongo, bajita. Además de los trapitos en la calle, los grafitis en la fachada y los eventuales robos, entran inspectores verdaderos y falsos, pedigüeños varios, como los recolectores que venden sus bolsas de residuos “más baratas que en el supermercado”.

Hoy bajo la guardia: recibí una intimación del abogado de gastronómicos (Uthgra) reclamando el pago del seguro de vida y sepelio, el fondo convencional obligatorio, la “contribución especial” y la caja solidaria. También aportes a la obra social de su gremio (Osuthgra), bajo apercibimiento de ejecución y embargo. No está en mis planes pagar además un abogado. ¡Mis amigos artesanos de Catamarca, La Rioja, Formosa, Chaco y Corrientes no deben ni imaginar los obstáculos para vender sus productos en Buenos Aires! De cada poncho, todos quieren un pedazo, quedan sólo las hilachas.

¿Deberé tirar a la calle las mantas y las sillas materas, como lo hacen con la leche y las manzanas? Yo también quiero un gremio para que me defienda.”

(fuente).

Es lógico que haya regulaciones pero Argentina, a veces, complica hasta lo simple. Quizás, aparte de ley de emprendedores, haga falta discutir también otros puntos. Y eso que ni siquiera tocamos el tema impositivo y sobre todo ingresos brutos. Y sobre todo diferenciar a quien puede pagar de quien no.

Como siempre en Argentina, mucho dependerá de cómo se implemente pero de por sí parece ser un buen primer paso.

Fuente:Derecho en zapatillas

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS

GALERÍA DE IMAGENES