viernes 20 de octubre de 2017 - Edición Nº1972
Noticias de la Aldea » INFORMACIÓN GENERAL » 20 mar

Le levantaron la perimetral y volvió con su ex: le pegó durante dos horas hasta desfigurarla

Paola Mascambruni tiene 38 años y pidió ayuda por Facebook. Fue atacada por el padre de su hijo menor. Le había dado una nueva oportunidad. Ya lo detuvieron.


Por:
NdLA

“Cerró las puertas con llave. Me desnudó. Me agarró de los hombros y con mi espalda rompió una ventana. Me pegó patadas y piñas en todo el cuerpo, intentó ahorcarme. Lo más suave que me dijo fue ‘puta’. Yo le pedía que se calmara. Le decía: ‘Rodrigo, por favor, me vas a matar’. Y él me respondía que sí, que claro, que me iba a matar”. La secuencia duró dos horas y terminó con Paola Mascambruni (38) saltando una reja y arrojándose a la calle como si fuera una pileta. La mujer, que está viva de milagro, es mamá de cuatro chicos. El más pequeño es hijo de su agresor, Rodrigo Eduardo Picolini (35), a quien le había dado “una oportunidad más”. El jueves pasado la atacó a golpes: tiene una fractura de cráneo, un traumatismo nasal agudo por el que tuvieron que intervenirla, varios dientes flojos, el cuello violeta, derrame en un ojo y hematomas por todo el cuerpo.

Paola y Rodrigo trabajaban juntos como auxiliares de vuelo en Aerolíneas Argentinas. Allí se conocieron en 2009. “Al principio era un amor”, recuerda Paola. Empezaron a salir y al poco tiempo ella quedó embarazada de Valentino. Nunca llegaron a convivir. “Es que se puso violento”, cuenta la mujer que, cada tanto, pide frenar la charla. Algunas veces porque le duele mucho la cabeza, otras porque le cuesta poner en palabras lo que vivió. “A los dos meses de gestación, me tiró un vaso de cerveza. Un día que fuimos a comprar ropa, se enojó y me mordió fuerte una mejilla adelante de mis hijas”, sigue. Con la panza de 6 meses, la golpeó brutalmente. “Esa vez me dio una paliza tremenda, yo estaba tirada en la cama y él se puso arriba y me dio muchas trompadas. Mi hijo se salvó de casualidad”, dice. En ese momento se alejó, a pesar de las promesas, los regalos y el llanto por el que, en otras ocasiones, lo había perdonado.

Mirá también

Por el reclamo de una víctima, tomaron el Consejo Nacional de las Mujeres

Se reencontraron el día de la cesárea. “Yo como una estúpida me puse contenta al verlo. Pero ese día de nuevo se complicó. Él se puso nervioso, rompió el timbre de la habitación del sanatorio de una piña y lo echaron”, agrega Paola.

La primera denuncia la hizo cuando comenzó a agredir al hijo de ambos, antes de que cumpliera dos años. “Un día le rompió su camiseta de River, porque él quería que fuera de Boca. Yo llamé para pedir explicaciones y esa situación derivó en más violencia. Vino a destrozarme la casa. Con el auto chocó la reja, después me amenazó de muerte con un arma”, relata Paola. Del Juzgado de Familia Nº 3 de Morón volvió con una orden de restricción perimetral. “Ellos actuaron rápido, la que hizo las cosas mal fui yo”, dice.

Mirá también

El caso del anestesista: ordenan allanar el Hospital Militar

Rodrigo desapareció y Paola formó pareja con otro hombre, que se transformó en una figura paterna para Valentino. Pero en enero pasado se separaron y, al mes, Paola decidió volver a contactar a Rodrigo. “Sentía mucha culpa, porque mi hijo no recordaba a su papá. Tenía la ilusión de que podía recuperarlo”, afirma la mujer. Se juntaron a tomar un helado los tres y, desde entonces, padre e hijo se empezaron a frecuentar. “Con Rodrigo nos pusimos de acuerdo en todo. Lo venía a buscar, Valentino se quedaba a dormir en su casa y estaba feliz”, comparte Paola que se entusiasmó de nuevo con ese hombre, que se parecía a su compañero de trabajo del que se había enamorado. “En mayo me encontré a cenar con él y nos arreglamos. Estuvimos en pareja hasta octubre cuando volvió a comportarse violento”, suma.

El fin de semana siguiente a ese episodio, pidió ver a Valentino y ella accedió. “El nene volvió llorando, me contó que Rodrigo le había pegado una piña en la panza y una bofetada en la cara. Me dijo que no lo quería ver más.” Se alejaron otra vez hasta diciembre cuando Paola se enteró de que Rodrigo había chocado con la moto. “Me aseguró que el accidente lo había cambiado. Me prometió que las cosas iban a ser diferentes”, asegura. Y volvieron.

Mirá también

En la Provincia se dispararon 41% las denuncias por violencia de género

Hasta el jueves pasado, que “explotó”. “Estaba en su casa, en Haedo, y apareció todo producido con campera, zapatillas y jean nuevos y me increpó: ‘¿Qué pasa, no me decís nada de lo lindo que me puse para vos?’. Yo me reí, pero no lo tomó bien”, relata. Las peores dos horas de su vida ya habían comenzado: le sacó la ropa y empezó a patearla y darle golpes de puño. “Al rato se calmaba, lloraba y después volvía con más piñas. Pensé que no iba a salir viva de ahí. Ya toda ensangrentada, aproveché un descuido para agarrar las llaves. Llegué a ponerlas en la cerradura pero cuando las giré me agarró de atrás. Al final pude abrir la puerta, me subí a la reja pero me atrapó y me empezó a golpear la cabeza contra el piso. Pero me levanté de nuevo, me trepé a la base del portón, al buzón y salté para el otro lado”, detalla.

Lo siguiente fue suplicarles a los vecinos que la ayudaran. “Ninguno me quería abrir por miedo a que Rodrigo viniera atrás”, explica. Al final, la asistieron y un patrullero se llevó a Picolini.

Mirá también

Víctimas, luchadoras y familias que sueñan por una sociedad diferente

El hombre continúa detenido por “lesiones graves agravadas por haber mantenido una relación de pareja”, según confirmó a Clarín la fiscal Marcela D’ascencao, de la UFI 11 de Violencia Familiar y de Género. Tras el brutal ataque, Paola fue atendida en el Hospital San Juan de Dios, de Ramos Mejía. Pasó una noche ahí y luego pidió volver a su casa con sus hijos. “Valentino recién anoche me habló. Me dijo que estaba muy triste, que quería que mi cara fuera la de antes, que se me cure el ojo. Y que papá era muy malo porque quiso matar a mamá”, cuenta, ya quebrada, Paola, que ahora pide justicia y que su agresor se “pudra en la cárcel”.

Fuente:Clarin

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS

GALERÍA DE IMAGENES