viernes 23 de junio de 2017 - Edición Nº1853
Noticias de la Aldea » DEPORTES » 17 mar

Ni loco veo a river

Aunque el equipo de Gallardo golpeó en la copa, Benedetto ni se inmuta.Es tan fanático de boca que no se permite mirar los partidos de la contra


Por:
Redacción NdLA
La relación de Darío Benedetto con Boca comenzó hace mucho tiempo, aunque es cierto que se terminó de afianzar cuando el delantero de 26 años se volvió de México y se vio, feliz, la azul y amarilla en el espejo. El Pipa es hincha dentro y fuera de la cancha y no se pone colorado si tiene que demostrarlo cuando no lleva los cortos puestos. “Ni loco veo un partido de River”, reconoció el 9 goleador ante la consulta por el triunfo 3-0 del equipo de Marcelo Gallardo en Colombia, ante Independiente Medellín, por la Copa Libertadores. Y además, en su diálogo con Fox Sports Radio, la terminó de clavar en un ángulo: “Tenía otra cosa que hacer... Y aparte no me interesa”.
 
Por esas cosas que propone el destino, y también el fútbol, por qué no, Benedetto debutó en Primera nada menos que contra Boca. Aquel 9 (¿otra casualidad?) de noviembre ingresó en el segundo tiempo por Luciano Leguizamón y aunque le cueste reconocerlo, todavía recuerda cómo se le puso la piel de pollo (nunca dirá de gallina) cuando un tal Juan Román Riquelme la clavó en un ángulo en el último minuto luego de un tiro libre y decretó el 1-0 fundamental, ya que luego el equipo de Carlos Ischia se consagraría campeón del Apertura de ese año. 
 
Aquella vez, lo habrá gritado por dentro, no como lo hacía las veces que iba a la segunda bandeja de la Bombonera, ese mismo sector que todavía hoy mira como hipnotizado cuando entra al campo. “Me tatué el escudo porque estoy loco de la cabeza”, aseguró. Lo tiene en su cintura, con una leyenda que lo dice todo: “Esto es Boca”. Se lo hizo en el tiempo en que defendía los colores del América.
 
Es más, todavía recuerda que no podía dejar de admirar y preguntarle a Aníbal Matellán, a quien tuvo de compañero en Arsenal, cómo fue marcar a Luis Figo en la Intercontinental del 2000 que logró el equipo de Bianchi. 
 
Que en la actualidad Benedetto sea el goleador de Guillermo Barros Schelotto (11 tantos) es en gran parte responsabilidad del Mellizo, ya que pese a las sequías, las lesiones y las buenas rachas de Walter Bou, siempre lo bancó. ¿Y por qué más, Pipa? “El tipo de juego que tenemos es el que más me conviene”, avisó Darío.
Benedetto nunca bajó los brazos, ni cuando el arco se le cerraba ni tampoco el día que a los 12 años, jugando los Juegos Evita Bonaerenses, su mamá se descompensó en la cancha mirándolo y falleció tras un paro cardiorespiratorio. Ni así.
 
El 9, que tocaba los timbales en una banda de cumbia y hasta fue varias veces al programa tropical de América, también se refirió a su compañero de ataque y al que, parece, le pisa los talones. “Con Bou tenemos una competencia muy sana”, contó Pipa, que también destacó las asistencias de Centurión y Pavón. Con los dos goles del último domingo que le dieron la victoria a Boca contra a Banfield, Benedetto pareciera haber dejado de lado las dudas que en su momento se generaron en el Mundo Boca cuando la pelota no entraba. “No me gusta que me carguen cuando me erro un gol. Yo tampoco molesto a nadie”, avisó. Y apagó la tele. ¿Para qué más?
Fuente:Ole

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS

GALERÍA DE IMAGENES