lunes 26 de junio de 2017 - Edición Nº1856
Noticias de la Aldea » OPINIÓN » 1 feb

Cambiemos no puede pintarse la cara


Por:
Rossi Hernán

El documento de la Juventud de la Unión Cívica Radical de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires ha sido contundente. Su título así lo anticipa: “Somos cada uno de los 30.000 desaparecidos de la Argentina”. A nivel nacional nuestro partido forma parte de una coalición de gobierno que integran organizaciones comprometidas con los valores democráticos y los Derechos Humanos. La UCR impulsó el Juicio a la Juntas. El “Somos la vida. Somos la Paz” se consagró definitivamente al consolidar el estado de derecho en un contexto signado por el acoso autoritario. Por eso nos duele cuando algún funcionario de esta coalición pretende provocar debates y situaciones saldadas por la sociedad. Más nos duele cuando ese funcionario tiene un pasado carapintada, ese grupo de militares que pretendió desestabilizar al gobierno democrático de Raúl Alfonsín. Sabemos que se trata de un caso aislado, pero no por eso no representa igualmente un hecho de gravedad.

A diferencia del kirchnerismo que pretendió hacer un uso partidario de los Derechos Humanos la UCR siempre se caracterizó por su lucha desprendida y sincera. Pocos partidos políticos de nuestro país tienen la altura moral de nuestra organización para hablar de Derechos Humanos. Por eso repudiamos las declaraciones reaccionarias del titular de la Aduana Juan José Gómez Centurión.   

El documento de la Juventud de la UCR Capital pone claridad al debate: “el presidente Raúl Alfonsín desarticuló el plan de autoamnistía pactado por el PJ y las FFAA, denunciándolo en su campaña y luego dando todas las garantías constitucionales para enjuiciar y condenar a los asesinos que estuvieron en el poder. Ese juicio concluyó con condenas confirmando un plan sistemático de exterminio por parte de la dictadura cívico militar que había usurpado el poder el 24 de marzo de 1976”.

El negacionismo de Gómez Centurión no solo produce fisuras dentro de la coalición de gobierno, sino que además traslada estos desencuentros al resto de la sociedad. Negar que hubo un plan sistemático de exterminio por parte de la dictadura militar representa un acto de provocación que a esta altura resulta intolerable.

Entendemos que en nuestra coalición de gobierno nacional no puede haber espacio para los apologistas de dictaduras. Las coaliciones de gobierno se establecen sobre una base de acuerdos políticos, pero también de valores. Que un funcionario pretenda ponerse por encima de ellos o lo que es peor, los desconozca y los cuestione lo pone automáticamente afuera de este espacio que tanto esfuerzo implicó y que le dio a la sociedad argentina la posibilidad de una alternancia y el camino de un cambio profundo en cuanto a los modos de hacer y comprender la política.

Gómez Centurión decidió abandonar este espacio político, ahora resulta necesario que el presidente Mauricio Macri lo haga formalmente y prescinda de sus servicios.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS

GALERÍA DE IMAGENES