miércoles 29 de marzo de 2017 - Edición Nº1767
Noticias de la Aldea » OPINIÓN » 18 nov 2016

La mano que mece la industria: nueva ley para emprendedores


Por:
Diego Mestre -Diputado UCR-

La propuesta de ley para estimular la cultura emprendedora en la República Argentina es una gran iniciativa porque aplica herramientas modernas para solucionar un problema que se ha vuelto crónico: el desánimo a la hora de iniciar un proyecto productivo a largo plazo. Sobre todo, el proyecto pone al Estado como agente liberador de las fuerzas emprendedoras que yacen sepultadas en una trampa de burocracia, miedos e incertidumbres, situación heredada de la última demagogia populista, que además de ineficiente, manipuladora y corrupta, se volvió contra sus productores. De eso se trata el cambio.

Argentina figura en el puesto 157 (sobre un total de 189 naciones) en un ranking elaborado por el Banco Mundial que evalúa las facilidades para abrir una nueva compañía en cada país. Para decirlo de otra forma, figuramos entre los países más hostiles hacia el emprendimiento en el mundo. Qué gran error fue haber tratado a las empresas como enemigas cuando son la fuerza del cambio. Con esta ley, se recupera el apoyo estatal a nuestros emprendedores, generadores de empleo y riqueza, motores de la producción de bienes y servicios. Muchas de las herramientas propuestas en este proyecto de ley han dado resultados satisfactorios en países que están a la vanguardia de la cultura emprendedora. En un mundo en el que permanentemente se abren oportunidades y mercados, cómo no vamos a facilitar la proliferación de capital emprendedor entre nuestros productores.

Herramientas de la ley

Se propone la creación de Instituciones de Capital Emprendedor que podrán recibir fondos que serán desgravados hasta límites que fija la ley. Se plantea además la creación del Fondo Fiduciario para el Desarrollo de Capital Emprendedor (FONDCE), una herramienta para financiar emprendimientos e Instituciones de Capital Emprendedor debidamente registradas. Del FONDCE se transferirán recursos a través de préstamos blandos, aportes no reembolsables, aportes de capital y otros instrumentos de financiamiento. Los fondos de capital emprendedor van a generar inversiones desde otras partes del mundo, y existe el ejemplo de Israel, que pudo capitalizar y captar inversión extranjera directa a través de esta herramienta. Los beneficios de la creación de nuevas empresas y nuevos puestos de trabajo superarán a la disminución de los recursos fiscales por el desgravamiento impositivo. Así funciona en el resto del mundo.

El crowdfunding, o sistema de financiamiento colectivo, es una herramienta absolutamente moderna, usada en economías desarrolladas y expansivas y fomenta la promoción colaborativa de la industria del capital emprendedor con reglas claras y excepciones razonables. Es algo que ya está funcionando con éxito en el mundo.

Otro punto, es la creación de la nueva forma societaria Sociedad por Acciones Simplificada (SAS), que permitirá a los emprendedores registrar su sociedad vía Internet en un plazo de 24 horas. Tengamos en cuenta que los tiempos para constituir una sociedad en nuestro país son absurdos, de la misma manera que para sacar un CUIT y abrir una cuenta bancaria. Se trata de aproximadamente 14 trámites que sumados, pueden insumir hasta seis meses, en un ámbito adonde la agilidad operativa es una ventaja competitiva. Podemos hacerlo mucho más fácil y simple.

Adicionalmente, se promueven los “Fondos Semilla” para nutrir de recursos a las empresas “Startups”, además de dar apoyo técnico a los emprendedores, a través de expertos y referentes nacionales del sector emprendedor. Esto se complementa con el Consejo Federal de apoyo a Emprendedores que busca la definición de objetivos y la identificación de los instrumentos más adecuados para promover la cultura emprendedora en el país.

La pobreza no se soluciona colonizando el estado con militantes, vendiendo el pasado a cambio del futuro o falsificando las estadísticas para maquillar la desocupación. Eso es hacer trampa al solitario. Necesitamos que se libere el espíritu emprendedor que puso al país entre las potencias económicas mundiales. Necesitamos cambiar el statu-quo, para que las condiciones de emprendimientos cambien. Para eso, necesitamos leyes como esta.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS

GALERÍA DE IMAGENES