martes 09 de agosto de 2022 - Edición Nº3726
Noticias de la Aldea » INFORMACIÓN GENERAL » 16 nov 2015

La discriminación religiosa agrava la violencia de género

Así lo entendió la justicia, quien en una causa por violencia de género y discriminación religiosa ordenó revocar la suspensión de juicio y continuar con el proceso.


Por:
Redacción NdLA

La Sala I de la Cámara de Apelaciones en lo Penal, Contravencional y de Faltas dispuso suspender el juicio a prueba en la causa, por el término de un año y, en consecuencia, ordenó la continuación del proceso contra un hombre en una causa por violencia de género y discriminación religiosa.

El fallo destaca dos situaciones denunciadas: en la primera, el acusado arrojó pintura negra sobre el automóvil de la denunciante mientras se encontraba estacionado frente a su domicilio, provocándole numerosos daños. Luego, el imputado, acompañado de familiares, amenazó a la mujer y a su hija de 5 años de edad, afirmándole: “Te vamos a matar a tu hija y a dar una paliza a vos (…) dejala que esto es una goy, una miligente, no son igual a nosotros”.

Ante esto, los jueces señalaron que “los dichos y hechos violentos no se agotan en la víctima sino que trascienden a su hija quien ha presenciado los sucesos y también, recibido agresiones”, y esta agresión constante “ha generado a la niña una sensación de angustia y perturbación”.

Además, aseveraron que “no cabe duda alguna de que nos encontramos en presencia de un suceso que se da en un contexto de violencia de género”. “Es claro que los hechos son repetidos, que el nivel de agresión es alto y que la situación de vulnerabilidad en la que se encuentran inmersas las víctimas es elevada”. Y agregaron: “La mujer ha manifestado temor y ha denunciado que a pesar de existir esta causa judicial, los sucesos agresivos no han cesado por lo que se opuso a la concesión del beneficio”.

Por otro lado, los magistrados encontraron “un fundamento adicional” al manifestar que “además de evidenciarse una cuestión de violencia de género y de un conflicto por cuestiones económicas, los contenidos de las agresiones poseen un tinte discriminatorio”.

Al respecto, el fallo expresa: “Nótese que la denunciante relata hechos cometidos por los hijos de la dueña del lugar en el que reside, sus familiares y amigos, todos ellos practicantes de la religión judía. Que le gritan ahí va la loca puta o mishíguene en idish. Que los protagonistas visten ropa semejante de modo que no pueden distinguirlos y que uno de los habitantes de la casa le proclamó a viva voz Israel no va a pasar por Argentina”.

De este modo, para los sentenciantes, dichas expresiones “agravan los delitos presuntamente cometidos dado que suponen una clara discriminación racial y religiosa”.

Los jueces concluyeron que “la gravedad y entidad de los hechos investigados nos llevan a concluir, a la luz del principio iura novit curia, que no es posible descartar su subsunción legal en las previsiones de la ley 23592 como así también nos convencen de la necesidad de continuar el proceso”.

OPINÁ, DEJÁ TU COMENTARIO:

NEWSLETTER

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

VIDEOS

GALERÍA DE IMAGENES